Opinión. No más Marías, no más políticas que discriminan a los pobres