Nueva cepa de coronavirus: cómo la nueva variante detectada en Reino Unido puede afectar a las vacunas