Ostende: La casa de Frondizi, construida en 1935, está a punto de quedar sepultada bajo un médano