Por la calle

Por Juan Carlos Insiarte
(0)
4 de diciembre de 2001  

Cohetería pesada

Son numerosas las quejas referidas al uso de cohetería festiva por parte de los menores. Esta carrera de ruidos por lo general se lanza con la finalización del ciclo lectivo y es progresiva hasta ya pasadas las festividades de fines de año. Las propuestas de los ya alterados vecinos coinciden en que habría que lanzar una campaña de educación, pero para los padres o responsables de los chicos, que son los que les aportan los recursos para adquirir desde las más inofensivas estrellitas hasta cohetería pesada que hace vibrar los vidrios, temblar a las personas y atemorizar a las mascotas. Mario Luis Zerpa propuso eliminar la comercialización y si así no fuera, condenar a quienes compran los artículos de pirotecnia de alta potencia. “Atentan doblemente contra el resto de los ciudadanos, ya que aparte de lo nocivo del uso, demuestran una insensibilidad total hacia quienes no tienen nada”, aseveró Zerpa.

Embudo

En Virrey Cevallos al 600 el tránsito se altera en razón de que se estaciona sobre ambas manos, pese a estar prohibido hacerlo sobre la izquierda. Esto provoca un verdadero embudo, puesto que los vehículos que se dirigen hacia el Sur o hacia la Autopista Perito Moreno tan sólo pueden avanzar en fila, de a uno, por lo que en las horas pico las colas son interminables y las protestas alteran a todos los vecinos y transeúntes. El paso se ve dificultado también, según relató Cristian Piñeiro, por ser recorrido de varias líneas de colectivos. Como dato curioso y como un aporte más para este galimatías de tránsito, “frente a un negocio de verdulería que está en la mitad de cuadra se apilan cajones para que nadie ocupe ese lugar de estacionamiento, en clara contravención”, afirmó este vecino.

Para comunicarse con esta columna, los lectores que deseen hacer llegar sus inquietudes pueden hacerlo al siguiente correo electrónico: jcinsiarte@lanacion.com.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.