Simpleza, el atributo más valorado en la contratación de un servicio