Algunos mitos urbanos sobre las baterías