A 30 años del nacimiento de la Web, su fundador, Tim Berners-Lee, pide una declaración universal que la proteja y defienda a los usuarios