Curar el cerebro, el próximo objetivo de las nuevas tecnologías