Facebook reconoce que el uso de redes sociales puede ser dañino para la democracia