Los celulares básicos resisten al embate de los smartphones