Las compañías comienzan a sentir el acoso de los ataques informáticos masivos