Microsoft arranca con grandes despidos su giro estratégico hacia la era móvil