Particiones y sistemas operativos en una PC

Una consulta de lectores que se repite
(0)
3 de diciembre de 2001  

Recibí muchas cartas por la columna de la semana última, sobre la grabación de CD-R. Las agradezco y he tratado de responderlas todas, especialmente las que realizaban consultas o aportaban observaciones.

Algunos conocidos y amigos con quienes hablé por teléfono o en persona se mostraron asombrados por las dificultades que, según la columna, presenta grabar compactos. Ninguno de ellos tiene todavía quemadora en su PC.

Sin embargo, y para equilibrar las cosas, diré que si usted compra un equipo de buena marca con grabadora y el software ha sido instalado en fábrica, lo más probable es que no encuentre ningún conflicto. Las anomalías comienzan cuando nos ponemos a hacer experimentos del tipo descripto el lunes último.

Personalidad múltiple

Cambiando de tema, me consultaba Osvaldo Martínez ( osomarti@ tutopia.com ) sobre la forma de instalar varios sistemas operativos en la misma máquina, un tema del que ya he hablado aquí pero, como la pregunta se repite con mucha frecuencia, volveré a darle espacio.

En general, es absolutamente innecesario tener más de un sistema operativo (SO) en una misma PC. Si usted va a tomarse el trabajo de intentarlo, hágalo por una buena razón; la simple curiosidad es una buena razón, dicho sea de paso.

La instalación múltiple depende en gran medida de qué quiera poner en el equipo. Primero, hay que dividir los SO en dos grupos: los de Microsoft (MS-DOS, Windows 9x, 2000 y XP) y los clones de Unix (Linux y FreeBSD). En rigor, hay otros -como el BeOS-, pero Windows y Linux son los más populares. Segundo, hay que dividirlos de acuerdo a qué partición del disco deben ocupar para funcionar. El DOS y Windows 9x (95, 98 y Me) deben estar instalados en la primera partición del primer disco duro, de otro modo no arrancan. Los demás pueden ir en cualquier partición. Así que sólo podrá tener unWindows 9x en su PC; de los otros, cuantos quiera. (Nota para expertos: el DOS y Windows 9x pueden residir en cualquier disco físico o lógico, pero sus archivos de inicio deben ir en el C:, de modo que no conviene sacarlos de allí.) Aunque es posible mezclar varios sistemas operativos en la misma partición, no lo recomiendo. El espacio de disco hoy es muy barato y la única manera de aprovechar las ventajas de cada SO es dejarlo ser dueño de su ubicación en el rígido. Así que el primer paso es particionar.

¿Qué significa esta poco elegante palabra? Simple: un disco de 20 gigabytes (GB) en general aparece como un disco de 20 GB. Esto, que parece de lo más razonable, sólo significa que el rígido tiene una sola partición (de 20 GB, precisamente).

Pero con tanto espacio, ¿por qué no hacer algo para que la PC lo vea como dos discos, de 10 GB cada uno? O mejor tres: 5, 5 y 10 GB.

Cada partición puede formatearse independientemente y alojar un sistema de archivos diferente. Significa que en nuestro disco de 20 GB podemos colocar Windows 98 en la primera partición y Windows XP en la segunda. Dejaremos la tercera (10 GB) para archivo.

Particionar un disco es realmente muy simple, el problema está en el software de Microsoft para esta tarea (el fdisk.exe) , que utiliza una interfaz que hasta un astronauta encontraría confusa.

Anímese; con un poco de práctica, se le toma la mano. Recuerde que cuando particione un disco, perderá todos los datos grabados en él. Para crear nuevas particiones, debe primero eliminar la existente, si ésta ocupa todo el espacio de disco. Luego, cree la partición primaria (el disco C:) y a continuación la extendida. Fdisk le dirá que tiene que crear ahora unidades lógicas en la partición extendida: la D: y la E:, en nuestro ejemplo.

Cuando haya terminado con esto, deberá reiniciar el equipo -puesto que para la máquina ahora hay más discos duros- y darle formato a cada partición (C:, D: y E:). Cuando menos, dele formato a C: para poder instalar Windows 9x. Con Windows 2000 y XP es más fácil, ya que la instalación le permite formatear en FAT (por File Allocation Table ) o en NTFS (por NT File System ). NTFS es más eficiente y ofrece más funciones que FAT, pero tenga en cuenta que no podrá acceder a un disco NTFS desde Windows 9x. Linux lee y escribe NTFS.

Una vez que haya formateado por lo menos la partición primaria (lo que en DOS y Windows se llama C:), todo lo que queda por hacer es instalar cada sistema operativo en su lugar. Empiece por Windows 9x y luego ponga el 2000 o el XP, que detectarán el anterior y activarán el arranque múltiple, cuya configuración quedará en un archivo oculto en el disco C:, llamado boot.ini .

Si quiere instalar Linux, necesitará asignarle dos particiones: una contendrá los archivos del sistema y la otra el archivo de intercambio de la memoria virtual. Además, tendrá que crear estas particiones con el fdisk de Linux, que de todas formas es compatible con los formatos de Windows 9x y 2000.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.