srcset

Internet

Redes sociales eróticas: entre el negocio y la democratización del porno

Tomás Balmaceda
(0)
21 de junio de 2019  • 11:14

En los últimos meses proliferaron en todo el mundo las redes sociales de entretenimiento sexual adulto, que permite que cualquier persona cree sus propios contenidos eróticos, los comparta y gane dinero con ellos. Se trata de una tendencia que está creciendo también en la Argentina como una forma de ingreso en dólares y que abre muchos interrogantes acerca de la definición de trabajo sexual, el concepto de intimidad y el futuro de la pornografía. ¿Cómo se pueden transformar el propio erotismo en un trabajo freelance?

Si bien la pornografía existe desde los primeros momentos de la popularización de Internet, y sigue siendo uno de los contenidos más populares, los teléfonos celulares y las webcams pusieron al alcance de todos las herramientas necesarias para que cualquiera pueda crear estos materiales. Durante años Tumblr fue la red social favorita para alojar estas imágenes y videos amateurs mientras que estudios tradicionales realizaban producciones más elaboradoras. Pero todo eso cambió.

Luego de que algunos meses atrás Tumblr anunciara que no alojaría más contenido no apto para menores -lo que significó un golpe mortal para sus visitas, que cayeron a menos de un tercio- las redes sociales eróticas comenzaron a crecer y a ofrecer un modelo de negocios que hoy pone en jaque a la industria porno: cada vez más hombres y mujeres consiguen monetarizar sus materiales sin salir de sus casas, sin grandes equipos y sin intermediarios.

Una de las redes sociales eróticas más populares es JustFor.Fans, que hoy cuenta con cuatro mil "modelos verificados" que generan imágenes y fotografías en sus casas con sus teléfonos y webcams para más de 100 mil usuarios de todo el globo, que pagan un promedio de diez dólares mensuales para ver el contenido de cada perfil.

Gente normal

A diferencia de la manera en la que tradicionalmente se usa el término, aquí los y las "modelos" no necesariamente poseen los tipos de cuerpos que se verían en una pasarela o en una clásica producción de fotos para una marca de ropa, sino que sus bellezas no hegemónicas son una de las claves de su éxito.

En el caso de Jason, por ejemplo, su edad, su contextura física y su vello corporal quizá no le interese a una marca de moda, pero que hoy vive de la red social OnlyFans, en donde es conocido como "RealMenFullBush": "Trabajé haciendo muebles durante 26 años, en enero de 2018 abrí mi cuenta y desde entonces gano el triple de dinero que como carpintero", le contó este hombre de 48 años a LA NACION desde su casa en Seattle.

"Aún trabajo haciendo muebles, pero me puedo dar el lujo de sólo tomar los proyectos que me interesan. A OnlyFans le dedico entre 15 y 20 horas semanales, que incluyen los videos y responder a todas las preguntas y comentarios", completó.

En la Argentina también están los que comenzaron a generar ingresos con estas redes sociales. Para Cuchi Laino, por ejemplo, este tipo de plataformas fue una extensión natural de sus propios intereses: "Yo ya hacía fotos por hobby de desnudos, con fotógrafos profesionales y de mi confianza y también me las tomaba yo, en mi casa. Cuando llegaron estas redes para monetizar el erotismo, me dije '¿hacer algo que disfruto y encima sacar rédito? ¡Obvio!' Solo me puse una condición: no perder mi esencia, el por qué lo hago. Siempre digo que mis contenido es para mí y por mí, que guste es una consecuencia, y quién esté de acuerdo con todo eso es quien va a comprar mi material".

Los videos son caseros y esquivan las propuestas (y los presupuestos) de la pornografía convencional
Los videos son caseros y esquivan las propuestas (y los presupuestos) de la pornografía convencional

Esta joven de 27 años que vive en San Isidro utiliza celeb.tv. "Es una plataforma en la cual te conecta con los usuarios que se suscriban. Es muy parecido al feed de Instagram, solo que cada foto y video que subas tiene un precio. También tiene una parte de suscripción donde subís material y los que estén suscritos acceden además a opciones de chat, videollamada y llamada de voz. El sitio no te obliga a usar todas las funciones, cada uno le da la forma que quiere y publica el contenido que considere apropiado. Yo solamente utilizo la parte de la suscripción, en donde publico diariamente lo que que yo quiero y los que son miembros pueden verlo. Si usara todas las funciones podría facturar alrededor de 3000 dólares por semana como sé que ganan otras chicas. Pero como no lo hago, mi sueldo es considerablemente inferior", explicó.

"Lo mío es lo erótico. Piel, caras, poses, colores y blanco y negro. Me encanta todo lo que eso puede decir. Mi trato es más impersonal. Utilizo la parte de la suscripción como un espacio que comparto con el resto. Así que no tengo otro trato más que el cordial con las personas que me saludan en el chat de celeb", puntualizó.

Erotismo casero

Otros argentinos deciden mostrar más. El usuario Beibi Mader Faquer tiene 33 años y se presenta a LA NACIÓN como profesor e investigador de prácticas somáticas. En su perfil de Twitter muestra "adelantos" de sus videos en JustFor.Fans, en donde suele haber colaboraciones con otros usuarios como él, tal como hacen muchos youtubers para difundir sus canales. En este caso, hay sexo grupal y prácticas fetichistas: "Como no hay fronteras, te permite llegar a otros mercados y hacer dinero con algo que uno disfruta".

También hay parejas que usan estas redes sociales, como Manu y Diego, dos argentinos que se conocieron gracias a Cam4, una plataforma para transmitir videos, y que a medida que fueron consolidando su romance decidieron no dejar de compartir con los demás. "Yo siempre fui muy desinhibido y Diego salía de una relación cerrada de muchos años, así que fue natural mostrarnos mucho. Cuando nos pusimos de novios no quisimos dejar colgada a la gente que seguía nuestra historia y empezamos a transmitir nuestras relaciones sexuales y aparecieron los que querían pagar por ver", recordó Manu.

"Sin querer nos hicimos 'famosos' en cam4 y conocimos gente de este ambiente que nos habló de Onlyfans. Abrimos un perfil para ver si funcionaba y hoy estamos contentos. Hoy transmitimos dos o tres veces por semana por cam4 y le dedicamos una hora semanal a Onlyfans. Los montos varían pero en promedio hacemos 400 dólares por noche, pero hay sesiones en las que sólo recaudamos cien y otras que llegaron a los 1000. Onlyfans nos deja en promedio unos 200 o 300 USD por mes. Con ese dinero nos compramos pasajes para venirnos a vivir a España hace algunas semanas y estamos amueblando nuestro piso con ese dinero".

Menos intermediarios

Los casos de éxito como el de esta pareja argentina son cada vez más numerosos. Desde su lanzamiento, el 24 de febrero de 2018, JustFor.Fans le pagó a sus modelos casi 4 millones de dólares, una cifra que está en alza y que explica por qué tantos están interesados en el tema.

"Mi objetivo para el primer año del sitio era ofrecer un espacio que permitiera que las personas encontraran una fuente de ingreso suficiente para llevar una vida tranquila y poder pagar su seguro médico. Creo que lo logré", aseguró el fundador y CEO de JustFor.Fans en la fiesta aniversario que realizó tres semanas atrás. Él suele decir que su misión es democratizar el porno.

Beibi Mader Faquer coincide en el diagnóstico, pero cree que es parte de una tendencia más amplia: "Es complejo hablar de democracia porque es algo bastante relativo, pero es cierto que estas redes permiten el acceso a ganar dinero con tu forma de manera autogestionada. Desde hace tiempo hay un proceso de producción de pornografía amateur que fue creciendo, estas plataformas te permiten conectar con gente interesada en consumirlo".

"Que hayan surgido estos sitios hacen que cualquiera se anime y pueda hacer porno y publicarlo, ya que no es imposible conseguir un teléfono celular que grabe en calidad 4k pero que sea democrático o no depende de a dónde subís el material, y la mayoría de estos sitios son pagos y no están al alcance de todos. Pero motiva a muchos a mostrarse sin ataduras en sus listas de Mejores Amigos de Instagram, por ejemplo", explicó Diego.

Jason, finalmente, cree que ahora hay mayor representatividad: "Estas plataformas tienen una oferta que la industria porno minimizó por años. Hay una gran diferencia entre las personas amateur como yo y los grandes actores del género. Recibo a diario mensajes de hombres que me cuentan que están felices de ver videos y fotos con tipos de cuerpos que les atraen y que no están en los sitios tradicionales".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.