En Hong Kong, el Buda prefiere estar aislado

Polémica por la construcción de una telesilla al monasterio
(0)
22 de noviembre de 2002  

HONG KONG (Télam).- Los monjes del Monasterio Budista de Po Lin, en la isla de Lantau, en Hong Kong, famoso por poseer la mayor estatua de Buda sentado del mundo, cerraron sus puertas una semana para evitar que los gobernantes sigan insistiendo en en promover el turismo masivo.

Todo comenzó cuando las autoridades de Hong Kong anunciaron la posibilidad de construir una telesilla hasta el monasterio, en la cima de la meseta Ngong Ping, en cuya entrada está la enorme estatua de bronce de Buda, de 26 metros de altura.

Para que no quedaran dudas sobre la protesta y el rechazo de los monjes a la llegada masiva de turistas, el reverendo Sik Chi-wai dijo: "Si el gobierno no nos escucha, cerraremos definitivamente en cuanto comience a funcionar la telesilla".

En los alrededores del monasterio, que además posee otras tres estatuas más pequeñas de Buda, se encuentran las únicas plantaciones de té de Hong Kong.

El proyecto gubernamental era mucho más amplio, ya que pretendía, nada menos, convertir la isla de Lantau en un centro turístico, con restaurantes, tiendas, una terminal de ómnibus y un hotel, precisamente, junto al monasterio.

El año último, el proyecto del hotel se detuvo no sólo por la protesta de los religiosos, sino también por el rechazo expresado por toda la comunidad de la isla. Una polémica que está muy viva en el lejano sudeste de Asia.

Además de las islas de Hong Kong, Kowloon y los Nuevos Territorios, Hong Kong tiene 235 islas, gran parte deshabitadas y otras donde el paso del tiempo no ha cambiado la vida de los pobladores. Una de ellas es Lantau, que si bien dobla en tamaño a Hong Kong apenas tiene 25.000 habitantes. Los transbordadores van y vienen entre Hong Kong y Lantau, amarrando en la bellísima bahía de Silvermine, en Mui Wo, el municipio más importante de la isla, tras una hora de navegación.

Desde la bahía parte un ómnibus que en treinta minutos llega hasta la famosa Cheung Sha Upper Beach, una playa de arena blanca que tiene unos dos kilómetros de largo.

El recorrido sigue entre cultivos y pequeños templos budistas, y llega hasta el Fuerte de Tung Chung, construido en 1817 para las primeras tropas que China destinó a Lantau. Desde allí se divisa el nuevo aeropuerto internacional de Hong Kong, Región Administrativa Especial de la República Popular de China, que está en la pequeña isla Chek Lap Kok.

Muy cerca está la aldea pesquera de Tai O, que en tiempos pasados fue centro de la industria salinera de Hong Kong, un lugar que se caracteriza por las casas que habitan los pescadores Tanka, construidas sobre pilares, y por el tradicional taxi chino de agua.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.