Mi experiencia con los elefantes en Tailandia

Un día en la Reserva de Elephant Jungle Sanctuary en Chaing Mai de Tainlandia
Un día en la Reserva de Elephant Jungle Sanctuary en Chaing Mai de Tainlandia
(0)
21 de julio de 2019  

El siguiente relato fue enviado a lanacion.com por Felipe Piola. Si querés compartir tu propia experiencia de viaje inolvidable, podés mandarnos textos de hasta 5000 caracteres y fotos a LNturismo@lanacion.com.ar

Fue una experiencia maravillosa e imborrable haber compartido un día dentro de la Reserva de Elephant Jungle Sanctuary en Chaing Mai de Tailandia con varias familias de elefantes que perciben y demuestran el afecto al punto de la emoción.

La excursión comenzó en Chian Mai en un vehículo todo terreno que tomó una ruta serpenteada con curvas en subida, donde a medida que ascendíamos, el paisaje se embellecía con una exuberante y espesa vegetación.

De repente y sin señalización alguna, la camioneta se apartó de la ruta para descender por un dificultoso, empinado y estrecho camino de tierra y piedras.

Teniendo en cuenta la pendiente del terreno, la camioneta se detuvo en un precario estacionamiento. Desde ese lugar continuamos a pie transitando una senda que atraviesa un frondoso bosque, cruzamos un río por una pasarela de troncos y recién ahí se abrió ante nuestros ojos un estupendo y ondulado valle, con riachos y tinglados para el cuidado de los elefantes en un ambiente libre. La bienvenida la dio un guía de habla inglesa que nos contó sobre la vida de esta especie de elefantes, su comportamiento y la protección dentro de su medio.

Un día en la Reserva de Elephant Jungle Sanctuary en Chaing Mai de Tailandia
Un día en la Reserva de Elephant Jungle Sanctuary en Chaing Mai de Tailandia

Este programa se solventa mediante donaciones, parte de la visa de entrada que Tailandia cobra a los turistas y con el valor de los tickets que cobran para la visita de la reserva.

Con estas recaudaciones el Jungle Sanctuary les provee comida, atención veterinaria, tratamiento ético e infraestructura para que estos elefantes vivan en libertad en su propio medio.

Los elefantes son inteligentes, intuitivos, afectuosos, cariñosos, juguetones y disfrutan, al igual que nosotros, de la interacción.

Ya informados, comenzamos la visita acercándonos a ellos con un enorme manojo de cañas de bambú que transportamos sobre los hombros. Cada uno come 300 k por día, y una apreciable cantidad de plátanos que hay que colocárselo dentro de la boca para ganar su confianza.

Si alguno de los visitantes no se anima a hacerlo, ellos mismos se ocupan de sacar los plátanos con su delicada trompa de los bolsillos del tradicional chaleco Karen que la empresa provee y luego regalan como recuerdo de la experiencia.

A la hora del almuerzo degustamos un buen buffet de comida tailandesa bajo un tinglado especialmente diseñado para las visitas, luego machacamos dentro de un gran mortero dos variedades de arroz, sal y agua, para hacer una pasta y con ella una especie de albóndigas que sirve para distender sus estómago.

Aquí dio comienzo la segunda etapa del tour, que consistió en darles esta medicina, luego llevarlos a un gran bañado de unos 30 o 40 cm de profundidad, para con nuestras manos embarrar sus lomos, piernas y trompas.

Es una divertida tarea en la que todos terminamos mojados y embarrados ya que dentro del juego, ellos también usan sus trompas para dispersar agua embarrada por encima de nuestras cabezas.

Un día en la Reserva de Elephant Jungle Sanctuary en Chaing Mai de Tailandia
Un día en la Reserva de Elephant Jungle Sanctuary en Chaing Mai de Tailandia

Finalizada esta tarea y embarrados de pies a cabeza, nos dirigimos a un pozón de agua que posee una cascada y en donde juntos disfrutaríamos del baño.

Dentro del agua continuamos tocándolos y apreciamos el goce, las caras de felicidad, alegría y cariño que los elefantes y nosotros expresamos mutuamente tras esta increíble experiencia.

El costo total del programa es de 80 dólares por persona y es conveniente llevar un traje de baño, gorro, ojotas, y una toalla.

Chiang Mai está a 700 km de Bangkok y a la vera del Rio Ping. Sus mayores atractivos son los templos budistas, Azul y Blanco, ferias artesanales, buena comida tailandesa callejera y música regional, variedad de masajes y el maravilloso Elephant Jungle Sanctuary que nos dejó el mejor de los recuerdos, del cariño y las energías que ellos saben transmitir.

¿Vacaciones con un giro inesperado? ¿Una aventura que marcó tu vida? ¿Un encuentro con un personaje memorable? En Turismo, queremos conocer esa gran historia que siempre recordás de un viaje. Y compartirla con la comunidad de lectores-viajeros. Envianos tu relato a LNturismo@lanacion.com.ar. Se sugieren una extensión de 5000 caracteres y, en lo posible, fotos de hasta 3 MB.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.