Una primavera entre ríos y palmeras