La Ciudad busca un perfil saludable

La ley 257 de Mantenimiento de Frentes obliga a los propietarios a controlar sus inmuebles
(0)
23 de abril de 2003  

El 19 de agosto próximo vence el plazo para la presentación del certificado de conservación para edificios con más de 72 años de antigüedad, según lo exige la ley 257 de Mantenimiento de Frentes, y gran cantidad de organizaciones asesoran en forma gratuita a los propietarios sobre cuándo, cómo, dónde y cuánto cuesta realizarlo.

Esta ley le exige al propietario mantener todos los frentes de su propiedad en condiciones tales que no afecten la seguridad de terceros, y determina que un profesional matriculado, arquitecto o ingeniero, debe efectuar la inspección, elaboración y presentación de un informe técnico en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, reflejando el estado de conservación del frente, contrafrente, muros medianeros sobre espacio urbano y muros de patios de aire y luz, incluyendo también balcones, barandas, marquesinas, cargas perimetrales de terrazas, revoques, revestimientos de todo tipo, y cerramientos vidriados.

Según la antigüedad del edificio, corresponderá presentar con cierta periodicidad un informe técnico y un certificado de conservación: Desde 10 y hasta 21 años, cada diez años; desde 22 y hasta 34, cada ocho; desde 35 y hasta 50, cada seis; desde 51 y hasta 71, cada cuatro; y desde 72 años en adelante, cada dos años.

El costo total variará en función del tipo y estado de la construcción, pero en el caso que no se deban realizar tareas de mantenimiento, se pueden sumar entre $ 300 y $ 700 de honorarios profesionales por la elaboración del informe técnico y certificado; $ 43 de gastos en el consejo de arquitectura o ingeniería ($ 3 del formulario de encomienda de tareas profesionales y $ 40 del registro de encomienda de tareas profesionales y certificación de la firma del profesional en la documentación presentada); más $ 10 en concepto de sellados en el GCBA.

El informe, paso a paso

La secuencia se inicia con el relevamiento del edificio, la confección del informe técnico y la firma de aceptación del propietario. Si se realizan tareas de mantenimiento, el profesional deberá controlar los trabajos y luego confeccionar el certificado de conservación.

Luego, en el consejo profesional respectivo (Arquitectura o Ingeniería), se deberán registrar la encomienda de tareas profesionales, y hacer certificar la firma del arquitecto o ingeniero en dos de las tres copias del informe (una queda en manos del profesional).

Los dos ejemplares firmados y el certificado se presentarán en la Dirección general de Fiscalización de Obras y Catastro (DGFOC, en el segundo piso de Carlos Pellegrini 291). Allí se abona el sellado correspondiente, se presenta la documentación (acompañada por un certificado de dominio o un poder del representante del consorcio, realizados ante escribano público).

Uno de los ejemplares de la documentación se devolverá sellado al profesional, que servirá como comprobante de la presentación para el propietario.

En caso de intimación

Si el propietario recibe una intimación por incumplir la presentación, se deberá seguir el mismo procedimiento para estar en regla, presentándose un informe ante el GCBA para obtener un plazo de 90 días, en caso de tener que iniciar los trabajos indicados por el profesional.

El profesional puede desvincularse de la tarea si el propietario decidiera no iniciar los trabajos, prsentado ante el GCBA la tercera copia del informe que se encuentra en su poder; así deslindará su responsabilidad en caso de producirse un accidente.

Guardia de Auxilio

  • El Gobierno porteño envió 20.000 intimaciones y sólo respondieron cerca de 5000 consorcios. Según el artículo 2616 del código civil, la responsabilidad del profesional autor de la obra prescribe a los 10 años de finalizada, y a partir de ese momento se traslada a los propietarios. Cualquier persona puede realizar una denuncia por un balcón en mal estado ante la Guardia de Auxilio, de la Dirección de Fizcalización de Obras y Catastro, por el 4323-9400 (2723/2783).
  • Economía es saber gastar bien

    Desde 1999, el arquitecto Marcelo Magadán se ocupa de las tareas de restauración de uno de los edificios hito de Buenos Aires: El Kavanagh. Al ser consultado por el tema de la ley 257 dijo que "En la ciudad de Buenos Aires, al menos el 90 por ciento de la destrucción del patrimonio arquitectónico se debe a las malas intervenciones, obras en las que el Estado (el nacional y el local) y los particulares muchas veces dejan de lado criterios internacionales, con más de un siglo de existencia y validez.

    "Aunque no existen datos oficiales, de una pequeña investigación que realicé hace cinco meses sobre fachadas de ocho cuadras del Area de Protección Histórica 1 (un 3 por ciento del total del área de San Telmo y Montserrat), obtuve los siguientes resultados: muy malo, 7 por ciento; malo, 26 por ciento; regular, 52 por ciento, y bueno, 15 por ciento. No registré casos en la categoría muy bueno.

    A la hora de recuperar no se trata de gastar más sino de invertir adecuadamente los recursos disponibles, pensando no sólo en el presente sino también en el futuro del edificio. La ciudad pretende vivir del turismo y estamos destruyendo uno de los atractivos más importantes: su paisaje construido. Los porteños no nos dimos cuenta aún que en esto del patrimonio arquitectónico lo que se pierde, es para siempre."

    Cursos y seminarios

    Hormigones: Cursos gratuitos dirigido a albañiles, maestros mayores de obra, subcontratistas y profesionales de la construcción, que incluirán: temas generales; mejoras y reparación de hormigones. Clases de 3 horas todos los jueves por la tarde, en Buenos Aires e interior del país.

    Informes e inscripción, por el 0800-444-0459; 0800-888-7452

    Humedades: A cargo del doctor Felipe Monk, sobre metodología de prevención e intervención en cubiertas, muros y sustratos afectados por el agua, en obra nueva o revitalización. Se estudiarán las características del agua según su origen.

    Patrimonio: El arquitecto José Ignacio Barassi explicará: metodologías de análisis de edificios y detección de causales de patologías según el entorno urbano; mantenimiento de estructura, carcaza e instalaciones, y prioridades, secuencias y plazos de intervención y mantenimiento en edificios patrimoniales.

    Control de obra: el ingeniero Héctor Buzzo desarrollará un curso intensivo sobre gestión, planificación, programación, organización de recursos, y control de costos y tiempos de ejecución de tareas, con casos prácticos.

    Organizados por el Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio: lunes 5 de mayo, de 9 a 12, y el viernes 9, de 13 a 16 y de 16.30 a 19; con un arancel de $30 para el público. Informes e inscripción en Perú 272, o por el 4343-2281; e-mail: cicop@sinectis.com.ar ; http://www.sinectis.com.ar/u/cicop

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.