Los cambios de hábito y la suba de tarifas jaquean el negocio de los hoteles alojamiento