Plaza Houssay: con seis meses de demora por filtraciones en los techos, los cines abrirán en marzo

Las persianas de las cines, hoy bajas, se abrirían el mes que viene
Las persianas de las cines, hoy bajas, se abrirían el mes que viene Crédito: Victoria Gesualdi / AFV
Valeria Musse
(0)
5 de febrero de 2020  • 11:53

Después de seis meses de demora, finalmente en marzo se abrirá el complejo de cines en el primer subsuelo de la plaza Bernardo Houssay. Cuando el parque se inauguró renovado a mediados de 2019, con una nueva distribución y servicios, se anunció que habría cuatro salas con capacidad para alrededor de 730 espectadores que se abrirían al público en septiembre de ese año. Lo cierto es que el lugar donde estará ubicado el complejo continúa en obra.

Ante la consulta de LA NACION, fuentes de la jefatura de gobierno porteño indicaron que el 15 de marzo sería el día de la apertura de los cines, pero desde la empresa Cinépolis (antes, Village Cines) solo dijeron que "abriría" en marzo. "No hay nada confirmado. Hay un tema con el desarrollador que condiciona nuestra fecha prevista", agregaron los voceros de la compañía que tiene a cargo la administración de las salas.

Parte de la fisonomía de la plaza Houssay se modificó con su puesta en valor. Se creó una especie de foso a cielo abierto para darle otra función al predio y ofrecerles a las 170.000 personas que a diario transitan por allí una nueva excusa para pasar más tiempo en el parque. En ese nuevo espacio en el subsuelo, que visto desde arriba se asemeja a una medialuna, se abrieron locales gastronómicos como McDonald's, Pani, Antares, Tostado y Freddo.

Y justo al lado de la reconocida heladería se proyectó la instalación de las cuatro salas de cine, con 739 butacas y equipadas con un sistema de cabinas de proyección automáticas colgantes, que serán administradas por la empresa Cinépolis. Será un complejo de 1880 m2. La novedad es muy esperada en una zona que sufrió el ocaso de los establecimientos del rubro sobre la avenida Santa Fe.

La renovación de la Plaza Houssay se estrenó a mediados del año pasado
La renovación de la Plaza Houssay se estrenó a mediados del año pasado Crédito: Victoria Gesualdi / AFV

Al momento de la apertura de los locales de gastronomía, se podían leer unos carteles que indicaban "próximamente, Village Cines". Pero, hoy por hoy, apenas se ve un par de persianas metálicas bajas. No hay dudas que detrás del cerramiento hay actividad. Se oyen voces de personas y ruidos típicos de obra. Verónica Goldrosen vive a unas cuadras de la plaza y no ve la hora de que se abran las salas de cine que se habían prometido. Como la mujer se moviliza en silla de ruedas, le quedaría a mano esta salida de esparcimiento. "Ya quiero venir. Me queda muy cómodo. Ojalá estén adaptadas para personas discapacitadas", dijo.

Luciano Sordo, que vende en un local de la calle Junín, también espera novedades. "Me pareció una buena idea cuando oí que habría cines en la plaza", opinó, y afirmó que no perderá la oportunidad de asistir una vez que se abran al público. Pero a su compañero de trabajo, Carlos Pereyra, le da igual. "No es algo que vaya a usar mucho. Me es más cómodo mirar películas en casa", dijo, sonriendo.

Las fuentes consultadas del gobierno porteño explicaron que la demora en la apertura del complejo se dio porque se registraron filtraciones de agua en los techos del lugar que impidieron que las obras avanzaran según lo previsto. Ante la consulta si ese había sido el motivo de que los cines no se abrieran en septiembre como se había anunciado de manera oficial, desde Cinépolis dijeron que no sabrían confirmar esa información. Según pudo saber LA NACION, no habrían surgido inconvenientes estructurales en otra zona de la plaza, pero desde la ciudad no indicaron tampoco de quién fue responsabilidad la falla detectada en el área de los cines.

Por la plaza Houssay hay mucho movimiento de estudiantes
Por la plaza Houssay hay mucho movimiento de estudiantes Crédito: Victoria Gesualdi / AFV

"Ojalá se abran pronto. Así hay más movimiento por acá", dijo Renzo, empleado de la heladería. En época de vacaciones, cuando el ciclo lectivo está en receso, es menos la gente que asiste a los locales. Plaza Houssay está ubicada entre las calles Junín, Córdoba, Uriburu y Paraguay, frente a las facultades de Medicina, Farmacia, Odontología y Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Suele ser un punto de encuentro para estudiantes de distintos niveles (ya que también hay varias instituciones primarias y secundarias en los alrededores) docentes y peatones.

La empresa Lamp Investments SA iba a invertir, según la información brindada oportunamente por la Ciudad, $76.789.664 en la ejecución de las obras de refuncionalización. Por medio de una licitación pública, la firma obtuvo la concesión para el diseño, la construcción, el mantenimiento, la administración y la explotación de los locales comerciales y de la playa de estacionamiento. La concesión tiene un plazo de 20 años, con la posibilidad de prorrogarla por diez más.

Las obras

Durante las últimas décadas, el predio se había transformado en un espacio sin vida, sucio y sin lugar para que vecinos y alumnos de la zona optaran para aprovechar. Con estos trabajos de remodelación se intenta mejorar el uso del espacio. No solo porque el gobierno busca que se acerque aún más gente, sino porque la idea es ofrecerles a los visitantes actividades para que se queden por más tiempo a disfrutar de la plaza. La apertura de los locales en el paseo gastronómico trajo una obligación extra para los comerciantes: la de permanecer abiertos hasta, por lo menos, las 23.

"Se volvió un lugar más lindo y seguro. Antes me daba miedo pasar por acá. Le tenía terror", contó Diana Taboada. Como estudiante en una institución cercana a la plaza, durante los últimos meses de 2019 la mujer aprovechó el renovado predio para juntarse con compañeros y amigos.

Una de los principales problemas que surgían alrededor de la plaza Houssay era la oscuridad cuando caía la noche. Vecinos y estudiantes solían denunciar situaciones de inseguridad que ocurrían en el espacio verde. Parte de los objetivos de esta puesta en valor era volver la zona más segura, para lo cual además se mejoró la iluminación y se incrementó la presencia policial. La concurrencia del público a las salas de cine sumaría a esta meta propuesta.

El espacio creado tras las obras permitió una conexión directa al subte de la Línea D y a la playa de estacionamiento para vehículos que permanece en el segundo subsuelo y que tiene lugar para alrededor de 600 vehículos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.