Ahora aconsejan a los deportistas no beber más de lo necesario

Contradicen el consejo clásico de anticiparse a la sed
(0)
7 de mayo de 2003  

NUEVA YORK (The New York Times).- Cada atleta, cada entusiasta del deporte, ha escuchado alguna vez el consejo de beber mucha agua. Beber tanto como se pueda. No esperar a tener sed. Para ese entonces, puede ser muy tarde. Uno puede deshidratarse seriamente, con riesgo de vértigo, colapso o incluso de muerte. "Manténgase alejado de su sed", se les ha dicho siempre a los atletas y a quienes realizan actividad física.

Pero ahora, la USA Track & Field, la agencia que regula las competencias de carreras de larga distancia, afirma que ese consejo es erróneo. En lo que considera su mayor revisión de sus guías de recomendaciones, la organización dice que los atletas de resistencia, que actualmente consumen grandes cantidades de agua durante los eventos, pueden experimentar ataques, fallo respiratorio e incluso la muerte por beber demasiado.

En vez de beber tanto como se pueda, las nuevas recomendaciones aconsejan a los corredores beber cuando tienen sed. Las personas que participan de carreras extensas como las maratones pueden pesarse antes y después de correr para ver cuánto han perdido a través de la transpiración, y beber esa cantidad cuando corren, pero no más (las guías se encuentran en www.usatf.org ).

El doctor David E. Martin, experto en fisiología del ejercicio de la Universidad Estatal de Georgia, en Atlanta, Estados Unidos, dijo que este cambio es revolucionario. Martin es el coautor de las nuevas recomendaciones sobre reposición de fluidos en maratones de la Asociación Internacional de Directores Médicos de Maratones, que respaldan las recomendaciones de la USA Track and Field.

Según este especialista, las viejas recomendaciones llevaban a los deportistas a un exceso de líquido, pues bebían en cada parada, diluyendo tanto su sangre que los niveles de sodio caían (una condición conocida como hiponatremia).

Los problemas aparecían en los eventos en los que los participantes bebían y bebían. La hiponatremia no es un problema para la elite de los corredores de maratón, que corren demasiado rápido como para beber mucho, sino para los que participan de eventos más "lentos".

Según el doctor Martin, "los competidores han estado llevando consigo botellas de agua. Algunas personas realmente llegan a sufrir síndromes de intoxicación por agua. Me preocupa la salud de estas personas".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.