Hallazgo: científicos capturan los extraños sonidos de los unicornios del mar

El esquivo y misterioso narval, también denominado unicornio marino, pasa la mayor parte del tiempo en las profundidades del océano Ártico
El esquivo y misterioso narval, también denominado unicornio marino, pasa la mayor parte del tiempo en las profundidades del océano Ártico Crédito: Adobe Stock
(0)
31 de mayo de 2020  • 10:58

Un grupo de científicos se acercó a los tímidos narvales, conocidos como "unicornios del mar" para grabarlos bajo las aguas de un fiordo de Groenlandia y descubrir los distintos sonidos que emiten para comunicarse.

El esquivo y misterioso narval , también denominado unicornio marino por el característico cuerno de los machos, es un cetáceo que pasa la mayor parte del tiempo en las profundidades del océano Ártico. En verano suele acercarse a las costas, pero es difícil de estudiar porque se asusta demasiado rápido. Enseguida huye cuando se acercan los humanos con sus barcos y lanchas a motor.

Sin embargo, dos investigadores de la Universidad de Hokkaido (Japón) se unieron a las sigilosas cacerías que organizan los inuit con sus kayaks para grabar los sonidos de estos cetáceos, obteniendo una información muy valiosa para conocer el comportamiento de estas criaturas tímidas y misteriosas.

Para llevar a cabo la misión, utilizaron micrófonos subacuáticos acoplados a pequeñas embarcaciones, los científicos se acercaron a 25 metros de los narvales , reunieron 17 horas de grabaciones, un trabajo sin precedentes, y lograron captar tanto sus llamadas sociales como los sonidos que emiten para buscar alimento: bancos de peces.

Manada de narvales cerca de Groenlandia
Manada de narvales cerca de Groenlandia Crédito: Kristin Laidre, Polar Science Center, NOAA

Las vocalizaciones para comunicarse con sus congéneres se parecen a silbidos. Sin embargo, usan clics para la ecolocación, ese sónar biológico que emplean delfines, murciélagos, ballenas y otros animales para navegar y localizar a sus presas.

Cuanto más se aproximan los narvales a su comida, más rápido hacen los clics, y llega un punto en que el ruido se parece al de una motosierra, un zumbido final que ayuda a identificar la ubicación del inquieto alimento. "Si te acercas y apuntas a estos peces rápidos, mejor saber con precisión dónde están, y para ello necesitas reunir la información con más frecuencia", explicó Evgeny Podolskiy , el investigador principal.

Para escuchar y visualizar cómo utilizan los narvales sus diferentes sonidos, los autores, en colaboración con la American Geophysical Union (AGU), publicaron un video con los distintos escenarios en el que dieron a conocer los resultados.

Una de las novedades del estudio, publicado en el Journal of Geophysical Research : Oceans de la AGU, ha sido confirmar de forma sonora y con avistamientos que los narvales se alimentan durante la época estival cerca de la costa, algo muy poco documentado hasta ahora. Además, sorprendentemente, se ha comprobado que se aproximan a tan solo un kilómetro del frente glaciar.

Con información de la Agencia SINC

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.