Mejor no tener un lobo de mascota