Miedos y fobias, de la prehistoria al siglo XXI

¿Estamos preparados para los peligros modernos?
(0)
5 de diciembre de 2001  

Enfrentar aquello que se teme, sobre todo en estos tiempos en que el miedo es cosa de todos los días, no parece tarea fácil. El miedo suele ser una reacción adaptativa, necesaria para la supervivencia, que nos prepara para enfrentar situaciones amenazantes o peligrosas. Algunos temores, predispuestos biológicamente, necesitan aprendizajes mínimos para su aparición, como el temor a las serpientes o las alturas, pero se está poco preparado para temer a los colectivos o al recalentamiento de la atmósfera, es decir, a los peligros modernos. Los miedos originados en la prehistoria no preparan al hombre, necesariamente, para los peligros del siglo XXI.

Las fobias, en cambio, se definen como temores intensos, persistentes, excesivos e irracionales desencadenados por la presencia (o la anticipación de la presencia) de un objeto o situación determinada. Se trata de un miedo injustificado que pierde su carácter adaptativo, genera malestar e interfiere en la rutina diaria de la persona, alterando su desempeño social, académico o laboral.

Algo para destacar en esta relación entre los miedos ancestrales adaptativos y las situaciones patológicas actuales es la edad de comienzo de las fobias, que sugiere la importancia de la transmisión a través de la evolución. Las fobias a situaciones que suponen un riesgo para el sujeto aparecen en la niñez. Se relacionan con los miedos de los animales por sus crías pequeñas, indefensas. Las fobias sociales, en cambio, se inician en la pubertad y la adolescencia, cuando el sujeto se separa del ámbito de la familia y debe salir a conseguir un lugar en la sociedad.

Hoy, las fobias se consideran entre los trastornos de ansiedad más frecuentes. El 10% de las personas sufre alguna fobia específica, y entre el 6 y el 12% presentará en algún momento síntomas de fobia social. Sin embargo, no hay consultas en esa proporción, quizá porque la gente elige evitar las situaciones temidas (con lo que refuerza sus miedos). O porque no sabe que la psiquiatría moderna tiene tratamientos eficaces para estos trastornos que se basan, fundamentalmente, en exponerse y afrontar aquello que se teme.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.