Presentan una terapia más efectiva para la angina inestable

Permite prevenir más infartos y muertes
(0)
23 de agosto de 2001  

"En la Argentina, la angina de pecho inestable es la entidad cardiológica de mayor frecuencia de internación en unidades coronarias", asegura el doctor Ernesto Paolasso, director del Instituto Cardiovascular de Rosario. Aunque no hay estadísticas oficiales al respecto, se estima que el número de argentinos afectados cada año oscila entre 120.000 y 200.000.

Quienes sufren esta afección coronaria, resultado de la obstrucción parcial de las arterias que impide la correcta oxigenación del corazón, enfrentan durante el primer año posterior al evento un riesgo aumentado de sufrir un infarto, un accidente cerebrovascular y hasta muerte por alguna causa cardiovascular.

Para evitarlo recurren a la aspirina, desde hace varios años, la terapia estándar para estos casos. Pero el estudio CURE, el más amplio realizado hasta el momento sobre angina inestable, ha demostrado que la combinación aspirina-clopidogrel es un 20% más efectiva que la aspirina sola a la hora de prevenir en estos pacientes el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular o alguna afección cardiovascular que lleve a la muerte.

"El estudio demuestra que el tratamiento temprano y prolongado (nueve meses) con clopidogrel y aspirina de 1000 pacientes con angina inestable permite evitar 28 eventos cardíacos mayores", ejemplifica el doctor Rafael Díaz, coordinador, junto con Paolasso, de la parte del CURE que se realizó en la Argentina y director también del Instituto Cardiovascular de Rosario.

En aquellos pacientes que participaron del estudio (en total fueron 12.562) y que debieron ser sometidos a una angioplastia coronaria, el dúo clopidogrel-aspirina demostró nuevamente su superioridad al ser comparada con el tratamiento convencional, al arrojar una reducción del 31% en el riesgo de infarto y de muerte cardiovascular. También demostró ser más efectivo en reducir la necesidad de repetir la angioplastia.

Efectos secundarios

El único aspecto negativo de la combinación de estas dos drogas -que actúan por vías separadas inhibiendo la formación de trombos que taponan las arterias y que conducen al infarto o a otro evento vascular- es que dan lugar a un mayor porcentaje de hemorragias que el uso de aspirina sola.

Los resultados de este trabajo -su sigla en inglés significa "Clopidogrel en angina inestable para prevenir eventos isquémicos recurrentes"- fueron publicados la semana pasada en las prestigiosas revistas New England Journal of Medicine y The Lancet .

En la Argentina -donde las afecciones vasculares representan entre el 40 y el 45% de las muertes-, el estudio CURE se realizó en 20 centros médicos de Buenos Aires, Rosario, Mendoza, Córdoba y Tucumán, y participaron 512 pacientes con angina inestable.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?