Suelta de globos en la sede de Palermo por el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

Se conmemora en más de 80 países para generar conciencia sobre esta enfermedad que afecta el sistema nervioso
Alicia de Arteaga
(0)
27 de mayo de 2009  • 18:58

Hoy se conmemora por primera vez el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple en más de 80 países, con el objeto de generar conciencia sobre la enfermedad.

Florencia Carlés , directora ejecutiva de EMA Argentina, el doctor Andrés Villa del Comité Asesor de EMA y María Laura Santillán, madrina de la institución, presidieron un acto informal y conmovedor en la sede de Palermo. Los amigos de EMA estuvimos ahí en la mañana fresca y soleada para vivir momentos de intensa emoción.

De esos momentos que nos obligan a mirar nuestras vidas desde otro ángulo, a ser infinitamente agradecidos por aquellas cosas que nos parecen TAN naturales: como caminar, hablar, ver, correr… y muchos etcéteras más .

Tantos como los que separan la vida de las personas sanas de aquellas que tienen un certificado de incertidumbre: el que llega con el diagnóstico de Esclerosis Múltple.

El doctor Villa, neurólogo, explicó de manera clara, simple y directa, en qué consiste esta enfermedad que se cobra sus víctimas, por lo general, entre gente joven, de raza blanca, cuyo diagnóstico es difícil, impreciso, muchas veces tardío.

El mal afecta al sistema nervioso, está determinado por la pérdida de una sustancia llamada Mielina , una cubierta de proteínas y grasas que protege y aísla a las fibras nerviosas. La Esclerosis Multiple es una enfermedad autoinmune: esto quiere decir que el sistema inmunológico no reconoce los tejidos como propios y los destruye.

En la zona donde la mielina se lesiona aparecen cicatrices (de ahí el nombre de esclerosis) QUE COMPROMETEN DIFERENTES REGIONES.

Los síntomas más frecuentes son trastornos visuales, pérdida de la fuerza motora, problemas de equilibrio, pérdidas de sensibilidad y memoria.

No es una enfermedad contagiosa, no es una enfermedad hereditaria.

Cristina Abbiati Tuero supo hace doce años que padecía de EM. Es una mujer alta, linda, con mirada brillante y una sonrisa de esperanza que no se borra ni cuando recuerda el día que le dieron el diagnóstico.

"Ese día supe con quién me enfrentaba, era mejor que no saber lo que tenía", dirá en su conmovedor y sincero testimonio.

Ella integra el grupo de pacientes que concurren al Centro de Rehabilitación de Uriarte 1465. Allí, hoy al mediodía, pacientes y amigos de EMA protagonizamos una suelta de globos en la vereda, en presencia de la madrina de la institución, la periodista María Laura Santillán.

Tenía razón Cristina Abbiati. Ella nos había explicado que en EMA, a pesar de todo, o quizás por "todo", se respira un contagioso ambiente de alegría. GRACIAS CRISTINA.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.