srcset

Hambre de futuro

Cómo es perder a tu mamá en un parto y criar a tu hermana con solo 17 años

Micaela Urdinez
(0)
9 de noviembre de 2018  • 23:59

Naila Figueroa tiene 6 años y vive en el Paraje La Gringa, también en el Impenetrable. Todavía ignora que la persona que ella llama mamá, Maira, es en realidad una de sus hermanas que se hizo cargo de cuidarla cuando la suya falleció, al darle a luz.

"Mi papá se llama Marcelo y mi mamá Maira. Ella me cuida y me ayuda a hacer la tarea de la escuela", dice esta nena de ojos negros y pelo azabache. Maira tiene 23 años, es su hermana, y tenía 17 cuando perdió a su mamá y se encontró con el desafío de criar a un bebé recién nacido. Micaela, la mayor de las hermanas, justo había tenido familia y no podía hacerse cargo de otro.

Su mamá, Belinda, estaba embarazada de su novena hija cuando a las 7 de la mañana se fue a Miraflores para tenerla. "Tardaron en llevarla a Castelli y el doctor dice que por los gérmenes le agarró una infección. Le hicieron una cesárea pero ya era tarde", cuenta Marcelo Figueroa, el padre de familia que tuvo de dejar de trabajar y su cargo en la cooperadora escolar para estar en su casa.

Maira junto a Naila y sus otras dos hermanas.
Maira junto a Naila y sus otras dos hermanas.

"Porque vos tenés que estar con las criaturas. Y la más chica tenía solo 8 días. Se despertaba cada 10 minutos. Me tocó aprontar todo para poder salir adelante con mis hijos. Me costó mucho pero lo conseguí. Para que Micaela terminara 5to año me quedaba como niñero de mi hija y de mi nieta", recuerda Marcelo.

Hoy viven todos juntos en una casita de material, en la que crían algunos animales y se las arreglan con los $7000 de la AUH que Marcelo cobra por sus tres hijos menores: Naila (6), Luis (11) y Elbio Abel (14).

Cómo es perder a tu mamá en un parto y criar a tu hermana con solo 17 años

00:00
Video

Tienen agua de pozo, luz solar y un baño instalado pero les está faltando la electrificación rural. "La necesitamos para poder tener un ventilador, un freezer y una heladera para guardar lácteos, frutas y verduras. Y nosotros estamos a 1800 metros de la electrificación asi que sería fácil hacer el tendido pero nunca nos escucharon",

Luis no sabe bien qué le pasó a su mamá pero sí sabe que la extraña. "Se llamaba Belinda. Me acuerdo que me retaba a veces y también que jugábamos. Micaela es mi hermana y ella me crió. Lavaba la ropa, me preparaba la comida", dice Luis.

Hoy viven todos juntos en una casita de material, en la que crían algunos animales
Hoy viven todos juntos en una casita de material, en la que crían algunos animales

La que sí sabe lo que pasó es Maira, que estaba con ella en el hospital cuando murió. Con solo 17 años, le agarró de la mano y le prometió que se haría cargo de la bebe. "Todos sufrimos la muerte de mi mamá. Luis era el más chiquito. Siempre preguntaba por ella porque era muy pegado a ella. Y enseguida quiso empezar a dormir con Micaela. Y nos empezamos a cuidar entre todos. Naila por momentos sigue diciendo que yo soy la madre y yo creo que hay que esperar a que crezca un poco más para explicarle", dice.

Maira ya había practicado cambiar pañales y hacer mamaderas con sus hermanos menores pero la responsabilidad igual fue muy grande. "Costaba mucho levantarse, atenderla porque uno no estaba acostumbrado. Con la ayuda de Galu Farrugia, el médico de La Higuera y de los profes del colegio, logré terminar la escuela y que ella pudiera salir adelante. Yo quería seguir estudiando pero no se pudo y decidí quedarme a cuidar a Naila", explica Maira, que hoy es madre soltera de Leticia, de 5 meses y sueña con poder estudiar para maestra jardinera.

A Marcelo le gustaría que sus hijos pudieran seguir un terciario pero no le dan los números para mandarlos a Miraflores o Castelli
A Marcelo le gustaría que sus hijos pudieran seguir un terciario pero no le dan los números para mandarlos a Miraflores o Castelli

Hoy en día, Naila es la encargada de darle de comer maíz molido a los chanchos y las chivas. A veces, también las ordeña. Todos los días va a la escuela en una bicicleta nueva que su hermano Elbio se ganó en el sorteo por el Día del Niño.

"Todavía no sabe leer pero lo que más me gustan son los números", dice, mientras muestra los lápices de colores que tiene en su cartuchera. Su juguete preferido es una muñeca que siempre tiene encima y a la que nunca le puso nombre.

Tienen agua de pozo, luz solar y un baño instalado pero les está faltando la electrificación rural
Tienen agua de pozo, luz solar y un baño instalado pero les está faltando la electrificación rural

"A Naila le gusta jugar con las muñecas porque siempre estuvo acostumbrada a jugar sola. Ahora anda sola en la bicicleta. Le gusta ir a la escuela, jugar con los chivos, darle de comer a los chanchitos. Ayuda con las cosas de la casa", cuenta su papá. Por las tardes, después de la escuela, juega al fútbol con su hermano Luis en la cancha que tienen al costado de la casa.

Tienen agua de pozo, luz solar y un baño instalado pero les está faltando la electrificación rural
Tienen agua de pozo, luz solar y un baño instalado pero les está faltando la electrificación rural

A Marcelo le gustaría que sus hijos pudieran seguir un terciario pero no le dan los números para mandarlos a Miraflores o Castelli. "Ya hicimos el pedido en la municipalidad para poder tener terciario en la escuela. Me gustaría que mis hijos estudien para así tener de qué vivir porque no es fácil afrontar la realidad acá.

Cómo ayudar:

Las personas que quieran ayudar a la familia Figueroa con alimentos no perecederos pueden comunicarse con La Higuera al 0341 621-1192 o por mail a comunicacion@lahigueraong.org.ar

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.