“No soy nena, soy varón”: cómo acompañar a las infancias trans