“No me siento cómodo”. La frase que enfrentó a una familia con sus prejuicios