Es argentino, tiene síndrome de Down y es campeón mundial en tenis de mesa

Juampi (30) durante un torneo en la ciudad de Buenos Aires
Juampi (30) durante un torneo en la ciudad de Buenos Aires Crédito: Victoria Gesualdi / AFV
Eugenia Tavano
(0)
20 de marzo de 2019  • 13:08

Es sábado al mediodía y en el gimnasio del Instituto Superior de Educación Física N 1, frente al club River Plate, Juan Pablo "Juampi" Castet (30) espera con una sonrisa su turno para jugar. Llegó hace unos pocos días desde su ciudad natal, San Nicolás de los Arroyos, para sumarse a una serie de encuentros de tenis de mesa a disputarse durante el fin de semana largo de Carnaval. Nada del otro mundo para este campeón mundial, el primero que tiene nuestro país en ese deporte.

"¡Gané con la mano acá! ¡Número uno!", recuerda Juampi con una sonrisa e imitando el gesto que desplegó sobre su pecho cuando subió al podio en Madeira, Portugal, para recibir el máximo galardón internacional en tenis de mesa para personas con síndrome de Down. "Le gusta sacar fuerte, es su especialidad", dice Guillermo Silvano, su entrenador en la escuela municipal de tenis de mesa del club Unidos de San Nicolás y en el Club Social Buenos Aires. "Hace rato queríamos ir al mundial, pero recién pudimos participar en el último, el año pasado", agrega Silvano.

Eso fue posible gracias a la enorme ayuda de los vecinos de Juampi, que pusieron en marcha acciones tan solidarias como creativas; a su hermano mayor, que vive en Roma y consiguió un sponsor italiano para comprar vestimenta y accesorios, y a las colaboraciones de las cámaras de Diputados y de Senadores, que le otorgaron, por única vez, un aporte de dinero. Ahora, el campeón tiene la posibilidad de viajar a tres torneos muy importantes, por lo que se puso en marcha una campaña en el sitio Change.org para recaudar fondos y sumar apoyo.

"Lo que más me gusta es hacer deporte", cuenta Juampi durante la entrevista, justo antes de mostrar su gran juego y en medio de abrazos, chistes y charlas con otros deportistas. Es que a Juampi lo conocen (y lo quieren) todos en el ámbito del tenis de mesa. Ese día, en uno más de los torneos de la CABA a los que llega tras recorrer los 230 kilómetros que separan la capital de su ciudad, además de atletas convencionales hay varios en silla de ruedas, algunos que ya se han medido con el número uno.

Juampi junto a Héctor, su papá, quien le inculcó el amor por el deporte
Juampi junto a Héctor, su papá, quien le inculcó el amor por el deporte Crédito: Victoria Gesualdi / AFV

Héctor es el padre de Juan Pablo y la cara visible de la familia en esto de apoyar incondicionalmente su carrera. "Vamos a todos lados, nunca abandonamos. Yo soy jubilado y trabajo como remisero en San Nicolás, porque no nos alcanza", cuenta. "Muchas veces pierdo horas de trabajo y además invertimos dinero, que no sobra, para apoyar a Juampi. Pero él es un apasionado e irradia algo tan especial", dice este hombre que desde muy pequeño le inculcó a su hijo el amor por el deporte.

Pero eso no es todo: "Bailo chacarera, zamba y tango en el Ballet Pago de los Arroyos", acota Juampi, el tercero de cuatro hermanos. Pero nada le gusta más que agarrar su paleta y picar la pelota. Gracias a su destreza cumplió un sueño que supo contar a todos: "Quiero estar en el medio (del podio), con la mano en el pecho y cantando el himno". En el mundial de Madeira en 2018 por fin ese anhelo se hizo realidad, cuando ganó contra un deportista francés.

Este año, los Castet esperan poder participar en tres encuentros: el primero, en San Pablo, Brasil; luego, un torneo americano para personas con síndrome de Down que se disputará en Morelia, México; y a fin de año, el evento más esperado: los Trisome World Games de Australia, una oportunidad única para los deportistas a nivel internacional. "Jugar, siempre que se pueda, le da rodaje", cuenta Héctor.

Por ahora están a la espera de la beca nacional que le corresponde a Juampi por ser un número uno, y junto con otras familias se están organizando para formar una federación nacional de deportistas con síndrome de Down. "El pueblo lo ayudó a ir a Portugal y ahora lo va a ayudar a ir a Morelia. Es tanto el esfuerzo...", cuenta Castet y no puede evitar las lágrimas. Todo vale la pena para apoyar a este campeón que, aunque le encanta ganar, es tan sensible como su papá al hablar de él: "Si Juampi nota que un contrincante no está a su altura, reduce su ritmo para acompañarlo en el juego", detalla Héctor.

Cómo colaborar

Mail del padre: pablocastet@hotmail.com

Juampi tiene una petición en la plataforma Change.org para conseguir más apoyo oficial y poder participar de los próximos torneos internacionales. Podés ayudarlo sumando tu firma o haciendo un aporte de dinero.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.