Priorizar la educación

Según una encuesta de TNS Argentina, el 32% de los argentinos cree que las empresas deben orientar su RSE a esta temática
(0)
19 de diciembre de 2009  

En un país en el que cerca de 800.000 chicos no estudian ni trabajan, minando así cualquier posibilidad de futuro promisorio, es importante que la sociedad en general empiece a tomar conciencia de la urgencia de poner foco en la educación. En este sentido es esperanzador ver que los ciudadanos entienden que las compañías tienen que dirigir sus políticas de RSE prioritariamente a la educación.

Según un estudio realizado por TNS Argentina, 3 de cada 10 entrevistados (32%) afirmaron que la educación es la principal área en la que las empresas deberían enfocarse, seguida por la pobreza (23%) y la seguridad (17%). Luego, uno de cada diez argentinos (12%) mencionó la salud como un área de relevancia, el 4% hizo referencia al medio ambiente, y un 1% a las actividades relacionadas con el arte y la cultura.

Si bien la mayoría de las compañías venía poniendo el foco de sus acciones de RSE en la educación, es importante que la sociedad, y en definitiva sus consumidores, las presione para que se involucren cada vez más con este tema.

El estudio representa a la población adulta argentina y se trata de 1000 entrevistas personales a individuos de todos los niveles socioeconómicos y edades. A nivel internacional, el estudio se realiza en más de 30 países siguiendo los mismos estándares metodológicos.

"En comparación con mediciones anteriores, aumentó el interés de la población por las acciones en educación, lo que representa un signo de madurez. A nivel regional se observa en América latina que las prioridades varían según los países. La educación es el área más importante para la Argentina y Perú, mientras que en Chile y México comparte el primer puesto con la pobreza. En Brasil se destaca la salud y en América Central, la seguridad", explica Ricardo Hermelo, director de Opinión Pública de TNS Argentina.

Primera infancia

Una empresa que está haciendo una apuesta fuerte a la educación es Arcor, que mediante los programas de su fundación llegó a 391.000 niños y adolescentes durante 2008.

"Desde 1991 empezó a funcionar la Fundación Arcor y siempre trabajó con niñez y educación. Sobre la base de estudios y evaluaciones fuimos delimitando una población sobre la que hacemos un foco más estratégico que es la primera infancia. Hoy nuestros tres ejes son educación, infancia y sectores vulnerables", explica Santos Lío, gerente de la Fundación Arcor.

Esto quiere decir que si bien trabajan con chicos de todas las edades, le dan más prioridad a los niños de hasta 8 años, esto quiere decir los que están en la escuela primaria.

"No pensamos la educación sólo como un espacio escolar, sino como uno más amplio donde entran en juego otros actores como la familia y también los espacios comunitarios. La escuela es el lugar más importante por el que pasan los niños, pero no es sólo el único que los define, sino que también hay que atender el acceso a la tecnología, a los bienes culturales y las nuevas formas de socialización para darles mejores oportunidades", agrega Lío.

Según la encuesta 2009 de la consultora DatosClaros, casi la mitad de los encuestados considera una obligación de las empresas poner un pie en el tercer sector.  En línea con estudios similares, sobre las acciones que más se valoran a la hora de aplicar estas prácticas fueron mencionadas la educación (37%), mejora y creación de empleo (25%), programas de salud (17%), cuidado del medio ambiente (6%) y programas de prevención de adicciones (5%).

Ternium Siderar es otra de las empresas que focaliza sus esfuerzos de inversión social en educación. "Vemos en particular la educación como un factor creador de oportunidades, proveedor de capacidades y pasible de modificar las condiciones de vida de las personas. Tenemos un proyecto industrial de largo plazo y de alguna manera, la educación es también una inversión de largo plazo. De hecho, más del 70% de la inversión social de la empresa se orienta hacia programas educativos", dice Martín Berardi, director general de Ternium Siderar.

Impulsan programas concentrándose en sus comunidades de influencia de San Nicolás, Ramallo y Ensenada. "Nuestras iniciativas buscan, por un lado, fortalecer la gestión y crear capacidad instalada en las instituciones educativas públicas básicas y sus cuerpos docentes y directivos. También impulsamos la continuidad en la escuela secundaria de niños que se encuentran en condiciones desfavorecidas", agrega Berardi.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.