Violencia de género y coronavirus: las medidas para contener a las mujeres que están aisladas con sus agresores

Los diferentes organismos del Estado y organizaciones de la sociedad civil están implementando medidas para que, en el contexto actual, se mantenga la asistencia, contención y protección de las víctimas
Los diferentes organismos del Estado y organizaciones de la sociedad civil están implementando medidas para que, en el contexto actual, se mantenga la asistencia, contención y protección de las víctimas Crédito: Shutterstock
María Ayuso
(0)
19 de marzo de 2020  • 18:34

"Hace dos años que soy libre", cuenta Teresa, que tiene 35 años. Esa libertad vino de la mano de poder empezar una nueva vida lejos de su expareja, quien durante más de una década la sometió a todo tipo de violencia. Hoy, es la encargada del refugio para mujeres Uguet Mondaca, en Burzaco. En el contexto de la pandemia por el coronavirus y con la declaración de la cuarentena para toda la población, Teresa, que vivió el infierno de no poder pedir ayuda cuando su agresor la acechaba de cerca en el hogar que compartían con sus cinco hijos e hijas, solo piensa en una cosa: en las mujeres que estos días viven lo que ella vivió.

"Usar el teléfono con el agresor en casa es muy difícil, a no ser que se haya dormido. Te revisan el celular cada cinco minutos y te someten a un interrogatorio cada vez que salís. No se puede ni respirar, imaginate hacer una llamada", dice Teresa. En su caso, ella aprovechaba para hablar con Nancy -la fundadora del refugio en el que hoy trabaja- cuando su expareja se iba a trabajar, a comprar algo o a visitar a su familia. "Pero en esta situación, todo es más difícil. Sobre todo, porque además no va a haber plata: muchas familias trabajan al día, en negro. Van a aumentar las tensiones y a generarse mayores situaciones de violencia, eso es de manual. Tenés un violento encerrado en la casa, con los niños y con la mujer, que va a ser la descarga de su ira", advierte.

Frente a la declaración de la emergencia sanitaria en el país, el distanciamiento social y el aislamiento no son vividos de igual manera por todos. En el caso de las mujeres víctimas de violencia, los especialistas consultados por LA NACION advierten la posibilidades de que estén aún más expuestas a sufrir agresiones, en un contexto potenciado, además, por el estrés y la incertidumbre económica.

Teniendo en cuenta las restricciones para circular en transporte público, así también como la reducción del personal en la mayoría de las dependencias oficiales, diferentes organismos del Estado y organizaciones de la sociedad civil están implementando estrategias para seguir brindándoles a las mujeres atención y protección.

Las líneas 144 y 137 , de atención a víctimas de violencia de género y familiar, respectivamente, continúan atendiendo las 24 horas, todos los días . Lo mismo respecto a la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que sigue brindando su atención presencial en la ciudad de Buenos Aires (CABA) , aunque con personal reducido. Por su parte, los juzgados de familia están recibiendo a las mujeres y haciendo un seguimiento de las causas , también con limitaciones de personal, y desde la Defensoría General de la Nación (DGN) hicieron una serie de recomendaciones al Poder Judicial para que se puedan agilizar los trámites y continuar con las medidas de protección.

"Frente a estas situaciones, lo importante es ver cuáles son los recursos disponibles, cuando muchas veces la socialización, la interacción con otras personas, los vínculos de trabajo y amistad, son los que te sostienen, te animan y te dan un salvavidas", reflexiona Natalia Gherardi, directora del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA). Una de sus principales preocupaciones es que "el distanciamiento social no se traduzca en aislamiento para las mujeres y en una falta de empatía para estar cerca de este tipo de situaciones cuando las conocemos". Por eso, Gherardi advierte: "Hay que estar en casa y tomar todas las medidas de precaución: pero ojo que el hogar no es el lugar seguro en muchas circunstancias. Prestemos atención a esas personas".

Hay que estar en casa y tomar todas las medidas de precaución: pero ojo que el hogar no es el lugar seguro en muchas circunstancias. Prestemos atención a esas personas
Natalia Gherardi, directora de ELA

A una llamada de distancia

"Las situaciones de aislamiento social forzoso pueden derivar en un aumento de los casos de violencias por motivos de género", alertaron desde la cuenta de Twitter del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación este lunes. Y recordaron que la línea 144 continúa recibiendo llamados desde cualquier lugar del país, para brindar "contención, información y asesoramiento".

Con respecto a línea 137, la reconocida psicoanalista Eva Giberti, coordinadora del Programa Las Víctimas contra Las Violencias, explica que "fue declarada por resolución presidencial como área esencial o crítica de prestación de servicios impensables frente a la pandemia del coronavirus". "Se nos considera un área de salud. Se levantaron todas las licencias en el 137 y solo se otorgaron excepcionalmente a aquellas mamás con chicos chiquitos que no tienen más remedio que quedarse en la casa", cuenta Giberti. Recuerda que desde la línea reciben llamadas de todo el país y que incluso las provincias de Misiones y Chaco cuentan con su propio 137.

Agilizar los trámites

El lunes, la Corte Suprema de Justicia de la Nación dispuso días inhábiles desde el 16 al 31 de marzo en todo el sistema judicial como medida frente al COVID-19. Sin embargo, los jueces, juezas y funcionarios garantizarán "una prestación mínima del servicio de justicia". Teniendo en cuenta esa situación, desde la DGN, hicieron una serie de recomendaciones al Poder Judicial para que se pueda seguir dando respuesta y protegiendo a las mujeres víctimas de violencia, evitando que tengan que ir a juzgados o circular por distintas oficinas.

Raquel Asensio, coordinadora de la Comisión sobre Temáticas de Género de la DGN, explica: "A todos los obstáculos que las mujeres encuentran habitualmente para acceder a la Justicia, ahora le ponemos uno más que es el coronavirus. Por eso, compartimos una serie de propuestas y nos pusimos a disposición de la Cámara Civil y la OVD".

"Es un esfuerzo muy grande el que están haciendo los juzgados para garantizar las urgencias. Por eso, en primer lugar recomendamos a los jueces y juezas que dispongan de oficio y por un plazo no menor de 30 días, una prórroga excepcional y automática de las medidas de protección -como perimetrales, prohibiciones de acercamiento o contacto, botones de pánico-que venzan en los próximos días", detalla Asensio. De esta forma, se garantizaría su vigencia evitando que las mujeres tengan que tramitar personalmente su renovación.

Otra de las propuesta claves se vincula a cómo se notifican esas medidas y se hacen afectivas. "Una vez que el juzgado da la medida de protección, normalmente la mujer tiene que ir a buscar una copia certificada de la resolución y llevarla a la comisaría, entre otras cuestiones. En este contexto, consideramos que los juzgados podrían mandar la medida por mail a las comisarías sin que las mujeres tengan que hacer las gestiones y evitando formalidades que en este momento no se pueden cumplir", profundiza Asensio.

Lucas Aón, juez a cargo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil Nº 25 de la Ciudad, con competencia en cuestiones de familia, cuenta respecto a la situación en sus oficinas: "Hay menos equipos, pero se está trabajando todos los días, todo el día. Se continúa recibiendo a las mujeres y se siguen sacando las resoluciones que correspondan. La policía también está dando cumplimiento a las disposiciones que tomamos".

A raíz del pedido de la Comisión sobre Temáticas de Género de la DGN, la Cámara Civil adoptó medidas para prorrogar en forma automática los plazos de las medidas de protección que vencen en estos días, y se mantienen guardias permanentes para atender las situaciones nuevas que se presenten.

Aquellas víctimas de violencia de género que dispongan de medidas de protección dictadas en un proceso por violencia familiar iniciado en la Justicia Nacional en lo Civil de la Ciudad de Buenos Aires que hayan vencido a partir del 8 de febrero, o tengan vencimiento antes del 18 de mayo, se encuentran automáticamente prorrogadas y mantienen su vigencia hasta el 18 de mayo.

No hace falta hacer ninguna gestión ni trámite judicial, policial, ni de ningún tipo. Con la mera presentación de la resolución que adoptó esas medidas, la policía se encargará de prestar la asistencia que se le solicite para hacer efectivas las órdenes de protección . La decisión de prorrogar las medidas de protección y devolver la vigencia a las vencidas, sin necesidad de realizar ningún pedido ni trámite, fue adoptada por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de la Ciudad de Buenos Aires y sólo aplica a aquellos expedientes ya iniciados en la Ciudad.

Por otro lado, en una resolución del 20 de marzo último, la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires (SCJBA), en consonancia con lo establecido por la superintendencia de la Cámara en los Civil Nacional, dispuso que se consideran prorrogadas hasta el 31 de marzo o hasta que la situación de aislamiento social, preventivo y obligatorio cese, las medidas cautelares o de protección judicialmente decretadas. En ellas, los supuestos por exclusión del hogar; prohibición de acercamiento y contacto; perímetros de exclusión; otorgamiento de dispositivos de alerta; internaciones; o, cualquier otra que haga a la protección de personas por situaciones de violencia familiar, de género, restricción a la capacidad o adultos mayores.

El requerimiento de la SCJBA fue que se notifique a todas las fuerzas de seguridad provinciales y municipales con el objetivo de que si las víctimas piden protección, estén en conocimiento de la prorroga dispuesta, que no requiere de ninguna notificación adicional. Además, se estableció que las nuevas denuncias efectuadas en las comisarías podrán ser comunicadas por cualquier medio como teléfonos oficiales, WhatsApp, mail, entre otros.

Seguir conectadas

El Ministerio de las Mujeres, Política de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires también dio a conocer medidas, como campañas de concientización en las redes sociales orientadas especialmente a la situación de aislamiento temporario, bajo el lema "Si te quedás en casa, sigamos conectadas" ; fortalecimiento de la línea 144; reasignación de tareas para reforzar los equipos de seguimiento y asistencia de casos críticos; un fondo especial para las emergencias en las comunas, y la creación de una mesa de trabajo para la prevención de femicidios, entre otras.

Las organizaciones de la sociedad civil también se están adaptándose a la situación actual. Ada Rico, presidenta de La Casa del Encuentro , cuenta que desde esa asociación -que con su equipo interdisciplinario y 50 voluntarias brinda contención, asesoramiento y seguimiento a unos 200 casos de mujeres víctimas de violencia por mes-, habilitaron un teléfono de emergencia. Para Rico, el contexto es especialmente preocupante: "Cuando fue la época de la gripe A se incrementaron mucho las consultas y los casos de violencia de género. Para poder contener a las mujeres que tienen que estar aisladas en una vivienda con el agresor, es imprescindible que se sientan acompañadas, porque estas medidas de distanciamiento social incrementan su grado de vulnerabilidad".

Es imprescindible que las víctimas de violencia se sientan acompañadas, porque estas medidas de distanciamiento social incrementan su grado de vulnerabilidad
Ada Rico, La Casa del Encuentro

Cuenta que las voluntarias utilizan todas las herramientas que brinda la tecnología: grupos de Whatsapp y, si es posible en la medida que el agresor no esté presente, videollamadas. "Este lunes fui a la Casa del Encuentro a levantar mensajes en el contestador y ya me di cuenta que la situación va a estar muy complicada", subraya Rico.

La presidenta de La Casa del Encuentro señala la importancia de que el Estado redoble esfuerzos para no disminuir su atención. "Esto se resume en que el aislamiento no termine aislándolas más. Que ellas sientan que están acompañadas. El trabajo con una mujer para empoderarla se va haciendo con el tiempo y en esta situación, al no permitirnos el acompañamiento presencial, se va acrecentando el miedo que sienten por estar recluidas con el agresor", advierte Rico.

Con respecto a la OVD, Analía Monferrer, su secretaria letrada, explica que desde ese organismo la atención continúa, aunque con menos personal, y que "el nivel de consultas no disminuyó el fin de semana ni los primeros días de esta semana".

Recuerda que la OVD brinda atención presencial, todos los días, las 24 horas. Además, cuenta que están haciendo los trámites de forma digital. "A medida que transcurran los días veremos cómo nos adaptamos a las disposiciones a nivel nacional y de qué forma podemos implementar algo virtual si esto se sostiene en el tiempo. Es importante insistir que ante una urgencia las mujeres llamen al 911 o vayan a la comisaría más cercana, o llamen al 144 para recibir información ", afirma Monferrer.

Marcela Morera es cofundadora del grupo Atravesados por el Femicidio y madrina del refugio Uguet Mondaca. Con respecto a qué hacer si alguien tiene conocimiento del caso de una mujer que sea víctima de violencia y aún no se decidió a hacer la denuncia, recomienda: "Mantenerse conectada por Whatsapp puede ser una buena opción. A mí me pasó de dejar el teléfono abierto las 24 horas, sabiendo que una víctima me podía mandar un mensaje si necesitaba que yo llamara al 911. Esto es algo que cualquier pueda implementar". Para esto, sugiere que es fundamental tener siempre a mano el nombre completo de la mujer, su DNI, los datos del agresor y su domicilio.

En ese sentido, cuenta que el refugio Uguet Mondaca continúan recibiendo mujeres con las medidas sanitarias que la situación requiere.

En el caso de CABA, Agustina Ciarletta, directora General de la Mujer del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño, explica que los tanto los dos refugios, como el hogar y las dos casas de medio camino de las que dispone el gobierno -con un total de 145 plazas- , continúan recibiendo mujeres "con políticas de cuidado y prevención extremas".

Es fundamental que toda mujer que sea víctima de violencia y precise asesoramiento, consultas o contención se comunique, en primer lugar, con la línea 144.

"El 144 recibe entre 3000 y 4000 llamadas mensuales. En marzo de este año, hubo un 25% de llamadas más que ese mismo mes del año anterior. Buscamos que se conozca cada vez más este dispositivo de atención", subraya Ciarletta. En un contexto donde se prevé que las medidas de aislamiento se vayan profundizando en los próximos días, la directora General de la Mujer del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat cuenta que están buscando generar otras herramientas contención y comunicación: "Las guardias empezaron el lunes y estamos viendo de generar mecanismos nuevos para llegar a más mujeres".

El refugio del que Teresa es encargada tiene capacidad para 25 personas, entre mujeres y sus hijos e hijas. Sin embargo, nunca dicen que no ante el pedido de abrirle las puertas a una mujer en riesgo."El proceso de salir de la violencia es largo, es todo un camino. Hay que ayudarnos entre las mujeres, estar alertas y dejar de mirar para otro lado. Todos tenemos una vecina, un familiar que sufre violencia. Prestemos atención y veamos cómo podemos colaborar", concluye Teresa.

Cómo ayudar

El refugio Uguet Mondaca necesita alimentos, artículos de limpieza y de tocador, pañales, ropa y calzado, tanto de mujer como de bebés y niños y niñas de todas las edades. Para colaborar, contactarse con Marcela Morera, madrina del hogar, a su Facebook .

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.