Vivir cerca del riesgo: siete de cada 10 villas están a sólo metros de un factor de peligro