Lee el primer capítulo de Kentukis, de Samanta Schweblin, donde la voz de lo siniestro se mete con la tecnología