Una escena que florece. Arte: nuestro interior