Instalación. Bioy Casares, alcanzado por una venganza artística