Estilos. Dos observaciones sobre Rodolfo Walsh