Correspondencia entre Mistral y Ocampo. El tesoro compartido por un continente