La doble moral de los políticos en materia educativa