Retratos de escritores

En El paraíso argentino, Claudio Zeiger entrelaza vida y obra de autores argentinos del pasado, de Ricardo Güiraldes y Eduardo Mallea a Silvina Bullrich y Marta Lynch
María Rosa Lojo
(0)
2 de septiembre de 2011  

Ensayo netamente literario, fuera de los protocolos del trabajo de investigación, El paraíso argentino propone una seductora galería de "retratos de escritores", unidos por el hecho de haber integrado la clase alta, su círculo de influencia o, siquiera, su imaginario, y de haber accedido a la condición de "figura pública", a través de la amplia difusión de sus libros, que coincidió, buena parte de las veces, con un circuito de prestigio. Pertenecientes a distintas generaciones, cultores de diversas estéticas, todos ellos vivieron un cierto boom o "paraíso" de la novela argentina y del autor-personaje como gran referente de la sociedad. Claudio Zeiger entrelaza vida y obra de estos autores a partir de un eje que los define o los singulariza: el "misterio" en el caso de Benito Lynch, que lo lleva al apartamiento social en el ápice de su fama; la "voluntad" de convertir la literatura en un laborioso destino (Ricardo Güiraldes); el "silencio" (Eduardo Mallea), el "paraíso encontrado" (Manuel Mujica Lainez); el "precio" (Silvina Bullrich); el "desorden" (Oscar Hermes Villordo); la "evasión" (Beatriz Guido); el "fuego" (Marta Lynch). Todos los textos abren una posibilidad renovada de comprensión de cada personalidad literaria en su contexto y también de revaloración de sus obras particulares. Algunos resultan particularmente reveladores. Entre estos, la relectura del paradójico sino de Mallea, víctima de un olvido inversamente proporcional a la celebridad nacional e internacional que cosechó en su mejor momento. Zeiger acierta cuando conjetura las razones de ese olvido y sobre todo cuando destaca el profundo y vigente núcleo lírico que todavía deslumbra en páginas de Historia de una pasión argentina , de Todo verdor perecerá o en muchos de sus cuentos, y que hace de Mallea una de las imprescindibles voces del desierto anímico y el "silencio esencial". No menos perceptivo es el ensayo sobre Silvina Bullrich, bien mostrada en sus contradicciones, "culpable" sobre todo de haber puesto sobre el tapete un tema que continúa siendo conflictivo: la relación entre los escritores y el dinero (que en ella asume, además, una transgresora inflexión de género); Bullrich paga por ese dinero ganado con sus libros el precio del olvido y el ninguneo crítico. El ensayo sobre Villordo rescata a un escritor que supo vivir discretamente a la sombra de famosos nombres (como Mujica Lainez) pero que conoce el éxito masivo a raíz de una circunstancia trágica. Su enfermedad terminal lo lleva a publicar, con la resonancia propia del "destape", obras de cuño autobiográfico sobre la homosexualidad masculina, que "desordenan el espejo" refinado y estetizante reservado a esos temas en los círculos intelectuales a los que él mismo pertenecía. Sin abandonar la admiración por quienes fueron sus modelos, Villordo "patea el tablero" e introduce el sexo plebeyo y marginal. El recorrido por la obra de Marta Lynch analiza los vínculos entre sexo y poder y redescubre las complejas dimensiones de Informe bajo llave , una última novela poco frecuentada por la crítica.

La mirada del novelista que también es Zeiger dota a estas aproximaciones de un interés añadido, por su descripción de psicologías y el recurso a la metáfora, que se muestra como una atractiva herramienta de conocimiento y hallazgos.

EL PARAÍSO ARGENTINO

Por Claudio Zeiger

Emecé

192 páginas

$ 69

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.