Persecución. Tania Bruguera, la performer que no pudo venir