Ensayo. Una quimera evanescente