Yente, la gran mujer detrás de Del Prete