Opinión. El interesado e inconstante amor por la selección