Fenomenal: Ginóbili, a la final del Oeste

San Antonio venció a los Lakers en Los Angeles por 110-82 y sentenció en 4-2 una de las semifinales de la Conferencia Oeste; Manu hizo 10 puntos y la gran figura fue Duncan, con 37
(0)
16 de mayo de 2003  

El Staples Center, de Los Angeles, con los carteles y las camisetas amarillas, con varias estrellas hollywoodenses y el aura ganadora vieron desvanecer los sueños del tetracampeonato. La culpa la tuvo un puñado de camisetas negras con un argentino zurdo y mágico como aporte fundamental. Emanuel Ginóbili sigue soñando al ritmo de San Antonio Spurs, que dio otro paso al bajar a los últimos campeones de la NBA, por 110 a 82, y sentenciar la serie 4-2. De esta manera, el equipo de Gregg Popovich dirimirá la final de la Conferencia Oeste con el ganador de Dallas y Sacramento, que al cierre de esta edición jugaban el sexto partido (los Mavericks se imponían 3-2).

Ni la imponencia de Shaquille O´Neal ni la clase de Kobe Bryant pudieron con el gran momento de Tim Duncan (37 puntos y 16 rebotes), líder de un conjunto solidísimo. El primer cuarto quedó en poder de San Antonio (29-25) gracias a la inspiración de Duncan, casi infalible en los tiros de cancha (7 de 8) y anotador de 15 puntos en ese lapso.

A los 6m40 del segundo cuarto Ginóbili metió los primeros dos puntos, con un lanzamiento incómodo. El bahiense pocas veces pudo penetrar, pero su labor periférica sirvió para asistir a sus compañeros. Sin embargo, la falta de gol obligó al DT Popovich, a enviarlo al banco en el segundo cuarto.

San Antonio conservó siempre la delantera en el marcador, más allá de que Duncan no anotaba. Porque apareció la figura de Parker, con aciertos desde la línea de tres puntos y un total de 13 puntos. Duncan apareció sobre el final del primer período con otros dos dobles para dejar arriba a San Antonio.

Del otro lado, los Lakers, como siempre, apoyados en Bryant y sobre todo en el determinante Shaquille O´Neal, impiadoso debajo del cesto, con una ganancia de 9 de 14 en tiros de cancha y un aceptable 3 de 5 donde es más vulnerable: los libres (totalizó 21 en la primera parte). Así, los Lakers hicieron un mejor parcial (25-25), pero no les alcanzó y se fueron al descanso abajo por 54-50.

Erráticos de ambas partes arrancaron la segunda etapa. Aunque los de siempre se pusieron las ofensivas al hombro. Y si Shaquille hacía estragos cada vez que su cabeza merodeaba la canasta, Duncan lucía implacable en cada arremetida. Pero el tercer cuarto cargó de faltas a Shaq, que debió salir. Encima, a Los Angeles le faltó Bryant, ausente en el tanteador. ¿Un argumento para la superioridad de los Spurs? En el tercer cuarto Duncan anotó 14 puntos (°tomó siete rebotes!) y los Lakers..., 19.

Ginóbili mostró su brillo en el último cuarto, con rebotes importantes y un aporte ofensivo vital, que, a cuatro minutos para el final, le dieron a San Antonio la tranquilidad de un final holgado. Tan holgado como para seguir ilusionado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.