Mundial de básquet. Nicolás Laprovittola: egos, MVP, química y la chance de dejar atrás las comparaciones en China 2019

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Diego Morini
(0)
29 de agosto de 2019  • 23:59

WUHAN, China.- Es imposible quitar la mirada sobre el imponente hotel Península, el búnker de la Argentina, en esta ciudad que es una de las sedes de la Copa del Mundo de China 2019. Se vuelve una tarea titánica explicar a cada paso hacia dónde va dirigido el pedido por un huésped. En cada momento se escucha una frase que primero es imposible de entender (Hen bàoqiàn gei nín dài lái bu biàn), pero que tras varias consultas se logra ponerle luz: "Disculpe las molestias". Aparece con paso relajado y con la sonrisa habitual, una de las figuras del seleccionado nacional, Nicolás Laprovittola y vuelve a ponerse curiosa la escena. Su presencia dispara inmediatamente una nueva infinidad de "Hen bàoqiàn gei nín dài lái bu biàn". Un mundo intrigante y desafiante a cada segundo para cualquiera.

No hay respiro por aquí. Suena un piano blanco con ribetes azules, pero no hay un músico frente al teclado. La información invada a cada paso en esta ciudad que es la más poblada en la zona central de China y que cuenta con más de 11 millones de habitantes. Se mezcla la modernidad con la historia, cada persona está en su universo, pero se concentra cuando alguien se acerca con una consulta, aun cuando el idioma sea una barrera inmensa. Nico Laprovittola se detiene a charlar de estas cuestiones antes de comenzar la entrevista con LA NACION, es curioso por naturaleza, por eso se siente motivado cuando un destino es desconocido para él. Por eso exploró, en su carrera, destinos como Brasil, España, Estados Unidos, Lituania y Rusia. Se empapa de la cultura y lo disfruta.

Fuente: AP

Pero el comienzo de la Copa del Mundo hoy acapara la atención y es imposible quitarse de allí, porque se advierten imagines con los colores rojo y amarillo que dominan en las publicidades que promocionan el campeonato. El lago Houguan se ofrece imponente como escenografía y el MVP de la liga de España y flamante jugador de Real Madrid, charla con LA NACION acerca de una cita que deseaba, que desde este sábado a las 9.30 de la Argentina comenzará con el duelo ante Corea del Sur y que lo ubica como uno de los hombres fuertes del seleccionado nacional.

-Faltan muy pocos días para la competencia más importante y que vas a asumir desde un rol diferente, ¿Cómo te toma el desafío?

-Que se haya pospuesto un año el torneo hizo que se generase una espera con más ansiedad. Todos sentimos ese deseo por competir por cosas grandes. Nos concentramos en pulir la química del equipo que, en definitiva, será importante para el torneo.

-Tuvieron una preparación con un Juego Panamericano en el camino y 6 rivales importantes. Ganaron la medalla dorada en Perú y después tuvieron resultados diversos, ¿cómo influye en la meta que es la Copa del Mundo?

-Creo que hay diferencias entre lo que se armó como preparación. Me parece que fue un acierto haber llevado todo el equipo a Perú, nos medimos con selecciones buenas para el torneo, pero se vio que estamos algunos escalones por encima. Después tuvimos los contratiempos lógicos de un arranque de preparación. Ganar la medalla de oro nos permitió consolidar nuestra confianza. Fue algo bueno para el grupo. Y después en Europa tuvimos una buena medida para saber cómo competir, porque jugamos contra selecciones con más talla para poder resolver esos problemas.

Nicolás Laprovittola, en el centro, acompañado por Luca Vildoza y Facundo Campazzo.
Nicolás Laprovittola, en el centro, acompañado por Luca Vildoza y Facundo Campazzo. Crédito: CABB

-Se habla mucho de lo que puedan hacer como equipo en China, pero ¿qué expectativas tienen ustedes?

-Bueno nosotros lo que esperamos para el Mundial, es ser el mejor equipo posible. Y que el resultado llegue después de lograr ese funcionamiento. Pero también tenemos un objetivo claro que es conseguir la clasificación a Tokio. Tenemos que llegar firmes al torneo y con mucha confianza. Ya pasamos por muchas situaciones diferentes, intentamos mejorar nuestra defensa y la ofensiva. Trabajamos cada día para lograrlo y creo que vamos a jugar como nos gusta.

-¿Advierten que ya nadie está mirando qué puede pasar con ustedes, sino que ahora esperan que ganen? ¿Es una responsabilidad más grande?

-Lo fuimos ganando ese respeto, porque había una gran incertidumbre en el básquetbol argentino con qué podía pasar con nosotros. Me parece que con sacrificio y compromiso logramos competir de la forma que entendemos que se debe. Nos gusta que la gente reconozca lo que hacemos, eso nos suma mucho. Antes era la comparación constante y hoy se habla de lo que puede hacer este equipo.

-Había una mirada con cierta desconfianza sobre tu tarea en la selección, sin embargo, tu última temporada terminaste como el MVP de España, ¿sentís que hay una mirada diferente sobre lo que vos podés aportar?

-Siento que la temporada en Badalona me sirvió para crecer, pero en la selección tengo un rol y un lugar que entiendo y respeto. Cada uno tiene su lugar y yo estoy para lo que el equipo necesite. Tengo una naturaleza para leer el juego, competir o para ejecutar algunas acciones y eso no va a modificarse. Yo estoy tranquilo y positivo. Respeto al equipo por encima de cualquier interés personal.

-En lo individual, ¿tenés que dar un paso más?

-Es un torneo muy importante, te ponen en otro nivel. Después de jugar torneos de esta magnitud nadie sale igual, sos otro jugador. Puede ser por chocarte contra una pared o por ganar. Creo que de cualquier forma se sacan conclusiones después de una competencia así. Será mi segundo Mundial (el primero fue España 2014), es una gran experiencia y quiero aprovecharlo.

-¿Sentís que hay una postura crítica de la gente para tu tarea en el equipo y se valora poco todo tu esfuerzo por estar siempre?

-Todo lo que hice por la selección es porque me da placer, tengo un compromiso con el equipo muy grande y lo voy a tener siempre. Uno puede recibir críticas o elogios, pero uno tiene estar tranquilo con lo que ofrece. Y siempre me brindé por completo. Aprendo con las cosas que me sucede y estoy en calma con lo que ofrezco en cada oportunidad.

Lapro, en acción. Una de las esperanzas argentinas para el Mundial de China.
Lapro, en acción. Una de las esperanzas argentinas para el Mundial de China. Fuente: AFP

-Conocer el rol de cada uno, ¿es lo mejor que tiene el grupo?

-Entiendo que para que cada equipo funcione, los integrantes tienen que cumplir un rol. Eso hace que se aceite la máquina y funcione. Si se mezclan las funciones se falla. Siento que en ese sentido estamos acomodados y todo está claro. El resultado vendrá si eso sucede. La gente quiere que compita un equipo y que sea protagonista. Bueno para eso es necesario que cada jugador asuma su lugar dentro de una estructura.

-Cuando mirás al equipo, ¿qué te transmite?

-Me parece que cuando el equipo se conecta y consigue controlar el ritmo del partido, juega realmente bien. Siento que tenemos amenazas en todas las posiciones, que corremos bien la cancha, me parece que es un juego vistoso y contagia. Tenemos un estilo de juego que nos puede llevar bien lejos, pero necesitamos manejarlo mejor y controlar los partidos.

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

-Cuando pensás en lo que estás por vivir, ¿hacia dónde te lleva?

-No me detuve todavía en eso, quiero disfrutar del momento sin apresurarme. Es un torneo muy grande, con una repercusión muy fuerte y nos va a servir como aprendizaje para nuestras carreras.

-Recordar el primer Mundial que viviste como hincha y pensar que vos sos protagonista del próximo.

-No me puse a pensarlo así. La verdad que es curioso hacerlo. Me parece que el primero que vi fue el de 2002 (Indianápolis) cuando Argentina explota. Creo que cuando termine el torneo quizá me pondré a mirar esas cuestiones y a pensar en el logro más allá del resultado.

-Todo lo que se transmite por redes sociales, con buena onda y bromas entre ustedes, ¿es lo que sucede cuando se apaga la camarita?

-La verdad que todo lo que se muestra de la intimidad es por un gran trabajo que hace Germán Beder (jefe de prensa de CABB). Logra mostrar la esencia de la selección y nos ayuda a que la gente conozca un poco más cómo vivimos cada proceso. Hay mucha química y no hay egos dentro del equipo. Es algo natural lo que sucede, tenemos que aprovechar todo eso porque puede ser un arma, si la sabemos usar, muy buena para nosotros.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.