Cruzó el charco y brilló en Palermo

El uruguayo David Stirling fue la figura de Indios Chapaleufú II en el Argentino Abierto y en su primer año como titular en la Triple Corona
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
10 de diciembre de 2009  

Uruguayo, primera temporada entera de Triple Corona, 8 goles, equipo de hermanos y de 34 tantos... No invitaba mucho el 2009 de David Stirling a pensar en que el muchacho de 28 años sobresaliera entre tanto crack consolidado. Pero Pelón tuvo un muy positivo circuito con Indios Chapaleufú II y no sólo eso: fue la figura del sorprendente conjunto de los Heguy, el único que batió a los equipos de 40 goles (La Dolfina en Tortugas y Ellerstina en Palermo).

Tal fue su compromiso con el conjunto de la estrella roja que, ni bien se casó con María José en Chile, vino a la Argentina para participar en el Abierto de Jockey, postergando la luna de miel. Ahora alquila una casa en Cañuelas, donde tiene sus caballos a raíz de su afinidad con Adolfo Cambiaso, una suerte de padrino polístico. Y con quien jugará algún día como titular en La Dolfina.

Pero por ahora es tiempo de balance de temporada, y en las plateas del Campo Argentino de Polo Stirling charló con LA NACION.

-¿Qué saldo tenés del año?

-Impresionante. Jugar la Triple Corona fue muy lindo y nos fue muy bien. Siempre dimos batalla a todos los equipos y hasta sacamos un par de victorias muy buenas.

-Ante rivales de 40 goles...

-Sí. En Palermo tuvimos un mal debut contra Pilará y parecía que íbamos a irnos sin nada, pero ganarle a Ellerstina fue un sorpresón y una alegría tremenda.

-En el 2º chukker estaban 7-0, y si hubieran vencido por dos goles habrían quedado cerca de la final. ¿Te quedaste con lástima por eso?

-Por ahí ahora es "qué lástima", pero ya es demasiado ganarle por uno a ese equipo. Antes del partido firmo ese resultado [14-13] toda la vida.

-¿Cuánto pesa en el balance haber sido la figura de Chapaleufú II?

-No, creo que la figura de Chapaleufú II fue lo colectivo, siempre fue su fuerza. Ellos [los Heguy] juegan un polo clásico, al que aporté mi granito de arena. Adaptarse a ese juego es muy fácil.

-¿Cómo llegaste a Cañuelas?

-A Adolfito lo conocí bien cuando fuimos a jugar juntos a Palm Beach en 2007. Me invitó, y yo andaba medio perdido en la Argentina. Me ha echado una gran mano en caballos, me ha dado yeguas de él para sacarle embriones, le compré algunas. Estoy muy agradecido.

-¿Sos el primer uruguayo en jugar el alto handicap argentino?

-Me parece que sí. Pero estoy muy contento por la familia. Mi abuelo jugó mucho y mi papá, también. Es un placer seguir la tradición y esperemos que Santiago, mi hermano de 16 años, también llegue algún día a esto.

-¿Esperás un nuevo handicap?

-La verdad, no. Si subo, bienvenido, y si quedo en 8, encantado. No es una cosa que me vuelva loco.

-¿Cómo ves 2010? ¿Qué pasará?

-Que Uruguay va a ganar el Mundial, je je... No sé. Por ahora, me encantó la temporada que pasé con Chapa II y si sigo con ellos [los Heguy], encantado. La hemos pasado muy bien todos.

-Siempre se dice que vas a terminar jugando en La Dolfina...

-Sí. Rumores siempre hay. No me vuelvo loco. Si se da, tomaré la oportunidad, pero pasé una temporada muy buena con Chapa II y estaría contento de seguir. Si sale algo nuevo, se verá en el momento. Adolfito me ha ayudado mucho, entonces si un día me invita sería muy difícil decirle que no.

-¿Cómo era la historia de "Pelón?

-Al año de edad no tenía pelo, y el viejo me puso "Pelón". Ya igual va a quedar bien, porque en cualquier momento me quedo sin pelo y vuelvo a ser "Pelón"...

El domingo 20, David se irá de luna de miel a Sudáfrica y a Mozambique. Un merecido regalo de bodas y de temporada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.