"¿Diego muerto?" se preguntaron en Italia