El británico Kris Meeke impidió que Jari-Matti Latvala festeje en su casa