El crédito de la gente se agotó

Daniel Bertoni
(0)
14 de febrero de 1999  

Si Menotti no encuentra el equipo definitivo de Independiente el Clausura se debe exclusivamente al bajo rendimiento de los jugadores. Es evidente que el equipo tiene demasiados puntos débiles como para pensar que arrancará con posibilidades.

En la defensa hay varios ejemplos de lo que estoy diciendo. Hago una comparación con el último año y advierto que en el arco teníamos un jugador irremplazable: Faryd Mondragón. Yo no tengo nada en contra de Norberto Scoponi, pero creo que las diferencias se notan a simple vista.

Además, Independiente está jugando desde hace bastante tiempo sin marcadores de punta. Si el boliviano Oscar Sánchez aún no demostró solidez como marcador central, me pregunto: ¿se afianzará en el lateral derecho?

Si analizo el medio campo hay dos jugadores que no merecen discusión: Esteban Cambiasso, que puede jugar tanto de volante central o por la izquierda, y Gastón Galván, que con 21 años le resolvió un interrogante a Menotti. La aparición de Galván demuestra que se debe mirar más a los jugadores de las inferiores.

No se pueden permitir más compras como la de Arístides Rojas, Wilmer Cabrera, etc... Por estos jugadores se pagó un precio alto y hoy es imposible venderlos.

La posición de enganche es un dolor de cabeza para el técnico. Daniel Garnero es un excelente jugador, pero está estancado. Es lógico que Menotti no le asegure la titularidad si todavía no rinde. Creo que en esa posición se pueden hacer modificaciones interesantes, ya que en el plantel están Mauricio Hanuch y el juvenil Ezequiel Amaya.

A Calderón le pasa algo parecido. Desde que volvió de Napoli, jamás recuperó la contundencia que le abrió las puertas en Italia.

En Independiente debe producirse un cambio de actitud. La mentalidad ganadora tiene que estar grabada a fuego en el alma de los jugadores. En los últimos partidos del Apertura ´98 estos jugadores dieron la imagen de un sparring frente a equipos de segundo nivel. Por su categoría internacional, Independiente no puede ser sparring de nadie. Los dirigentes, el técnico y los jugadores tienen que saber que el crédito de la gente se agotó. Este año Independiente tiene la obligación de salir campeón.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.